Shopping cart Shopping cart
Carrito

Causas de la falta de aire

Es posible que alguna vez haya experimentado falta de aire o la sensación de que no puede respirar profundamente. ¿Cuáles son las causas de la falta de aire y cómo puede ayudarle el oxígeno suplementario? Trataremos algunos de los aspectos básicos y los tratamientos que pueden ser beneficiosos.

Síntomas de la falta de aire

La falta de aire es la sensación de no poder llevar suficiente aire a los pulmones. Puede ser aterradora, sobre todo si nunca antes se ha tenido esa sensación o no se es capaz de determinar su causa. Se conoce médicamente como disnea, que muchas personas describen como una opresión extrema en el pecho o sensación de ahogo.

Causas de la dificultad respiratoria

La mayoría de nosotros hemos experimentado algún grado de falta de aire, tal vez después de hacer deporte o subir un tramo empinado de escaleras. Suele ser temporal y se resuelve cuando el organismo repone sus reservas de oxígeno. Sin embargo, a veces hay razones subyacentes.

Algunas de las causas más comunes de la falta de aire son:

  • La hipoxia es una afección en la que no hay suficiente oxígeno en los tejidos. Los síntomas son dificultad para respirar, taquicardia, confusión, respiración sibilante y coloración azulada de la piel. Puede estar provocada por enfermedades como EPOC, asma, problemas cardiacos o anemia.
  • Estar a mayor altitud, en un lugar más elevado sobre el nivel del mar de lo que estás acostumbrado (por ejemplo, las montañas), significa que hay menos oxígeno disponible. Además de falta de aire, puedes sentirte mareado o tener dolor de cabeza.
  • Mala calidad del aire. La contaminación, los incendios forestales y la mala calidad del aire interior pueden irritar las vías respiratorias y afectar a la respiración. También puede empezar a tener sibilancias o tos. La exposición continuada a la mala calidad del aire también puede provocar enfermedades más graves.
  • El asma es una afección respiratoria crónica que provoca la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. Esto puede agravarse con la actividad o el estrés, y puede provocar un ataque de asma que requiera atención médica.
  • EPOC son las siglas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una afección inflamatoria crónica en la que las vías respiratorias están obstruidas y limitan la entrada de oxígeno. La falta de aire puede agravarse y requerir hospitalización. La EPOC suele desarrollarse como resultado de una exposición prolongada a agentes irritantes como el humo y los contaminantes.
  • El envejecimiento puede afectar de forma natural a la capacidad respiratoria. La edad avanzada puede causar atrofia en partes de los pulmones y reducir las defensas inmunitarias, dejándole más susceptible a los problemas respiratorios.
  • El enfisema es otra afección pulmonar que provoca frecuentes dificultades para respirar, debido a que los pequeños sacos de aire (alvéolos) de los pulmones están inflamados y dañados, lo que impide la entrada de aire fresco. Muchas personas con enfisema padecen también bronquitis crónica.

Cómo mejorar la dificultad respiratoria

Si alguna vez tiene problemas respiratorios inexplicables, especialmente si son graves y repentinos, busque atención médica inmediata.

Cuando una persona ingresa en el hospital por falta de aire y afecciones relacionadas, se le administra el oxígeno que no puede obtener por sí misma por un motivo u otro. Esto proporciona niveles concentrados de oxígeno a los tejidos rápidamente para reponer las reservas de oxígeno bajas, lo que facilita la respiración.

En casos que no sean de emergencia, puede ser útil utilizar un método de asistencia respiratoria totalmente natural, como el oxígeno suplementario. Esta opción no sólo puede aumentar el oxígeno en el cuerpo, sino mantener niveles más altos de oxígeno durante el ejercicio o el esfuerzo para ayudar a reducir el riesgo de falta de aliento.

Hable siempre con su médico sobre el mejor método para mejorar su respiración en función de su historial médico.

Para más razones basadas en la investigación para considerar el uso de oxígeno suplementario para la falta de aliento.

Biografía: Ana Reisdorf, MS, RD es dietista nutricionista titulada y escritora independiente con 13 años de experiencia en el campo de la nutrición y la dietética. A través de sus escritos demuestra su pasión por ayudar a las personas a alcanzar una salud ideal y a realizar cambios transformadores en sus vidas.